02 Jul Qué riesgos implica la deshidratación para deportistas

Si eres de los/las que practica deporte de forma regular, y además sueles ir a alguna carrera o competición, este post te interesa. Y es que muchas veces, tras un tiempo de entrenamiento o de carrera, la situación puede llegar a ser extrema debido a las condiciones climatológicas, y más en esta época del año. Esto puede conllevar a la deshidratación y, con ello, otros riesgos asociados que puede costarle muy caro al deportista.

Hacer ejercicio conlleva irremediablemente pérdida de líquido que debe ser correctamente repuesto para ayudar a una buena recuperación. Entre los riesgos que conlleva están los calambres, tirones, lesiones musculares u otras internas como puede ser de riñones, hígados, corazón o cerebro.

Qué riesgos implica la deshidratación para deportistas

Cuando nos deshidratamos, perdemos líquidos. Esto hace que la concentración de glóbulos rojos en sangre se incremente, así como su densidad. Si se reduce el flujo de la sangre hacia los músculos u otros órganos, aumenta la frecuencia cardíaca, con todos los riesgos que ello conlleva. Debemos por lo tanto hidratarnos antes de que todo esto pase.

Pautas para hidratarse bien durante la actividad física

Entonces, ¿cómo hay que hidratarse correctamente para que nada de ello ocurra? La hidratación se mide dependiendo de la pérdida de peso corporal. Si por ejemplo pesamos alrededor de 70 KG, habría que beber unos 3-4 litros para recuperar lo perdido.

Qué riesgos implica la deshidratación para deportistas

Pero también hay otros factores que pueden afectar, y éstos son: la ciudad en la que se realice el ejercicio (no es lo mismo correr en los países nórdicos que en España), la temperatura, el momento del día o el terreno por el que se practique.

Así pues, sabiendo esto, lo más importante es seguir una guía. Estas son:

  • Bebe agua y otros líquidos como bebidas isotónicas que contengan sales minerales, entre dos y dos horas y media antes de comenzar el ejercicio.
  • Durante el ejercicio, bebe sorbitos de agua cada 15-20 minutos.
  • Cuando termines, ingiere aproximadamente un litro por cada KG de peso que has perdido.

Así pues, si no quieres tener lesiones, y además quieres que tu rendimiento deportivo no disminuya, hidrátate. Con ese “sencillo” y rutinario gesto, evitarás contratiempos y podrás continuar sin ninguna dificultad.

No hay comentarios

Publicar un comentario

dos × 4 =

WhatsApp chat

Si continuas navegando por la página web, estás aceptando nuestra política de cookies más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close